BenQ 271C

Después de bastante tiempo retomo la actividad normal del blog. Como para todos, el 2020 ha sido un año complicado pero felizmente veo que, al menos poco a poco, todo vuelve a la normalidad.

Como muchos de vosotros sabéis, son embajador de la fantástica marce de monitores BenQ. Aunque éste es un blog de técnicas de iluminación me ha parecido importante ahcer énfasis también en lo imprescindible que es disponer de un buen monitor para poder gstionar el color de nuestras fotos con eficacia y profesionalidad Por ello retomo los post con éste monitor qu eme han dejado para probar.

Tan solo abrir la caja del monitor profesional SW271C, nos encontramos con el certificado de Garantía “Color Confidence” que ha sido elaborado para para cada monitor y muestra cómo se ha calibrado tanto la curva de gamma como los presets Adobe RGB y sRGB. Éste monitor llega perfectamente calibrado de fábrica, y con varias verificaciones incluidas, como Pantone y Calman, lo que asegura una reproducción del color precisa.

En comparación con el SW271, lanzado al mercado en 2017, posee algunas mejoras importantes. La LUT es de 16 bits, el consumo es algo menor (37W frente a 43W) , dispone de puertos USB 3.1 y una ranura de Memory Card SD. En cuanto al Hotkey Puck G2, que mejora la eficiencia de trabajo , es de segunda generación. Se ha añadido un nuevo dial en el centro para controlar el menú OSD de una manera más rápida, ajustando el brillo, el contraste y el volumen para adaptarse a sus necesidades. En mi caso es particularmente útil para ver la foto en B&N y color o cambiar el espacio de color de trabajo.

Su tamaño es de 27 pulgadas con una resolución 4K (3840 x 2160 pixeles) y dispone de una reproducción del color con una ΔE inferior a 2, cubriendo el 100 % de la escala de color sRGB, el 99 % de la Adobe RGB y el 90 % de la P3. La densidad de pixeles es de 163 ppi, con una relación de contraste de 1000:1, brillo máximo de 300 cd/m2 y una velocidad de respuesta de 5 ms. La reproducción de color es de 10 bits reales con una tabla de búsqueda de 16 bits.

Se puede calibrar por hardware a través de una herramienta específica de BenQ llamada AQCOLOR, compatible con varios colorímetros de X-Rite. AQCOLOR está específicamente desarrollado para que la reproducción del color siempre sea exacta, y para ello cuenta con un panel de alta uniformidad —casi es lo más importante para estos paneles profesionales— con cientos de subregiones en la pantalla ajustadas individualmente, instrumentación para corregir el gamma, color y la temperatura. En la fotografía de moda es muy importante que las prendas se reproduzcan con el color exacto de los tejidos de la colección por lo que tener el monitor muy bien calibrado se hace una necesidad indispensable para cualquier trabajo profesional.

El monitor se proporciona con una visera retirable que elimina al máximo los reflejos. Es fácil de instalar y tiene un revestimiento de terciopelo suave no reflectante que disipa aún más cualquier luz dispersa. Es de destacar que también se puede ajustar en altura hasta +150 mm, su inclinación entre 5 º y 20º y pivotación de 90º. Esta pantalla es IPS (In-Plane Switching) lo que permite un gran ángulo de visión, llegando a ofrecer 178º de visión tanto en horizontal como en vertical. Esto es especialmente útil cuando varias personas a la vez están viendo las fotos en la pantalla. Los ángulos de visualización amplios que ofrecen los monitores IPS ayudan a brindar un color excepcional cuando se observan desde ángulos distintos.

La uniformidad de tecnología de tercera generación amplía el alcance de los ajustes y puede aplicarse a casi todos los modos de color, a excepción del HDR y DICOM, para reducir los problemas en pantalla logrando así un color amplio y preciso. Una gran ventaja frente al monitor SW271 que era solo para Adobe RGB y sRGB. Cuando quiero comparar varias fotos de una misma sesión a al vez en la pantalla, es muy importante que el color siga siendo el mismo, para por ejemplo, la misma prenda, en cualquier punto de la pantalla.

Algo que también me gusta mucho es el software Paper Color Sync, tecnología propia de BenQ, que permite simular los resultados de la impresión en el monitor. Puedo editar fotos con eficacia y confianza desde la pantalla hasta la impresión con una diferencia de color mínima entre el monitor y la copia impresa. Basta con elegir la gama de color de la foto, el modelo de impresora y el tipo de papel, para obtener una vista previa de confianza.

El SW271 incluye una conectividad variada, como dos puertos HDMI 2.0, un DisplayPort 1.4, un USB tipo C compatible con USB 3.1, carga de 60 W y DisplayPort, y dos USB 3.0. E incluye también un lector de tarjetas SD.

Por último, en referencia a sus prestaciones para video, es compatible con el software de calibración de vídeo de Calman y LightSpace, que puede ajustar directamente la LUT 3D del monitor para satisfacer las diversas demandas de edición de vídeo/clasificación de color.

Un gran monitor profesional que brinda mucha confianza.

Monitor para fotógrafos PhotoVue de 27″
Paper Color Sync
Palette Master Element